martes, 12 de julio de 2016

Panecillos de cerveza negra

Lo sé. Hace calor. Mucho calor. Pero mi vena panarra ha aflorado ahora, y aunque sea verano, yo quiero hacer panes, hogazas, trenzas y todo lo que se tercie. Soy una rebelde, que le vamos a hacer, jajaja! Así que este verano, entre polo y polo, os voy a traer panes, mis primeros panes <3 <3

Esta vena panarra surgió a raíz de hacer unos nudos de aceitunas negras y pimentón con una receta de El invitado de invierno, y ante su enorme éxito en casa y ver lo agradecido que es el pan a la hora de fotografiarlo, me animé muchísimo. He estado varios días aprendiendo de lo lindo en Panarras, una web que te recomiendo muy mucho :-)

Así que aquí están estos panecillos de cerveza negra (me sobró de los Guinness cupcakes y había que gastarla). Tengo mucho que mejorar, mucho que aprender, pero me ha salido lo que pretendía: unos panecillos de aspecto rústico, con una corteza crujiente y un interior tierno.

¿Te animas a compartir conmigo mis andanzas panaderas? ¡Vamos allá!


PANECILLOS DE CERVEZZA NEGRA:
- Ingredientes: (para media docena de panecillos)
    - 200g de harina (10% de proteína)
    - 140g de cerveza negra
    - 1 cucharadita de sal
    - 5g de levadura fresca


- Elaboración:
    - Echamos todos los ingredientes (sin que el azúcar y la levadura entren en contacto al principio) y amasamos hasta que nuestra masa desarrolle el glúten, pasando de una masa homogénea y pegajosa a una masa lisa y que a penas se pega. Esto puedes hacerlo a mano, utilizando la técnica del amasado francés o de Bertinet o bien con el accesorio de gancho de tu amasadora.
Particularmente yo uso una combinación de ambas. Uso mi amasadora al principio, cuando la masa está más pegajosa y difícil de manejar a mano y acabo siempre los amasados a mano, pues es la mejor manera de ver el estado de nuestra masa ;-)

Dejaremos fermentar nuestra masa en un bol untado ligeramente con aceite y tapada con papel film en la nevera durante toda la noche, donde aumentará su volumen hasta doblarlo.

Una vez nuestra masa ha fermentado, la despegamos suavemente del bol y dejamos que caiga sobre la superficie ligeramente enharinada donde la vamos a trabajar. Damos unos golpecitos a la masa para sacar el aire que pueda tener de la fermentación y la dividimos en porciones de unos 56g cada una.

Damos forma redonda a nuestros panecillos y los dejamos fermentar con un poco de harina espolvoreada por encima sobre la bandeja de horno forrada con papel de hornear y muy ligeramente enharinada durante 1 hora. Verás que tus panecillos aumentan su tamaño.

Precalentamos el horno a 200ºC.
Si quieres greñar tus panes ( hacerle esos cortes en su superficie que les dan esa apariencia tan bonita) ahora es el momento, justo antes de hornearlos.

Estos panecillos llevan 6 cortes, que deberás hacer con tu cuchillo más afilado ;-)
Dos primeros cortes en forma de cruz más largos y otros 4 cortes más cortos, de abajo hacia arriba y al centro. En esta foto lo verás perfectamente :-)


Horneamos los panecillos durante 25-30 minutos, los 10 primeros minutos a esos 200ºC y después bajamos a 180ºC hasta acabar el horneado.
Veremos que nuestros panecillos acaban con un bonito color y un aspecto rústico que a mi me encanta en el pan.
Los sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Te aconsejo que los hagas y los consumas en el mismo día, pues al día siguiente pierden mucho, aunque siempre puedes darles un golpecito de calor en el microondas. De todas formas, media docena de panecillos caen enseguida, no crees?


¡Yo ya me los estoy imaginando con unas mini hamburguesas dentro! Tengo mucho que aprender, pero lo mejor de todo es que me lo voy a pasar genial mientras lo hago :-)
Si tienes alguna duda o simplemente te ha gustado la receta, déjame tu comentario más abajo, yo SIEMPRE respondo ;-)

Hasta la próxima receta

Abrazos!


3 comentarios:

  1. Increíbles, como todo lo que haces, laasaltante (por cierto, cual es tú nombre?, no pretendo ser impertinente, solo que en alguna ocasión lo he pensado y...) me parecen muy tiernos y apetecibles, los mezclarías con algo dulce también? o preferiblemente salado???
    Un besazo enorme bonica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias bonita! Jajajaja! No eres para nada impertinente! Mi nombre en Ana Cristina ;-) puedes decantarte por el que más te guste, aunque en mi casa usan el primero :-)
      Y por qué no mezclarlos con algo dulce! Que tal una crema de queso y una mermelada? O salado, con unas hamburguesitas...imaginación al poder! Un besazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...