miércoles, 19 de diciembre de 2018

Christopsomos

Christopsomos. Quizá este nombre no te suene de nada o quizá seas de los afortunados que lo conocen y que además lo han probado.

Ya sabes lo que me gustan las masas levadas. Amasar, hacer distintos formados...y si por algo se caracteriza este dulce de Navidad griego, además de llevar pasas y nueces, es por su peculiar y preciosa forma.

No te asustes ante la cantidad de ingredientes que verás a continuación, ni ante la elaboración, porque es muy fácil de hacer planificando solo un poco y a cambio obtendrás una masa que te servirá para hacer otros dulces festivos típicos de Grecia.

¡Empezamos!



CHRISTOPSOMOS: (receta adaptada del libro "El aprendiz de panadero" de Peter Reinhart)
- Ingredientes:
    - Para el poolish:
        - 50g de harina de fuerza
        - 55g de agua templada
        - 4g de levadura fresca
    - Para la masa final:
        - El poolish
        - 280g de harina de fuerza
        - 14g de levadura fresca
        - 50g de huevo (1 huevo M)
        - 35g de miel líquida
        - 80g de leche templada
        - 30g de aceite de oliva virgen extra
        - 4g de sal
        - 1 cucharadita de canela
        - 1/2 cucharadita de nuez moscada
        - 4 clavos molidos
        - Ralladura de 1/2 limón
        - 20g de pasas
        - 20g  de nueces troceadas
    - Para el glaseado (opcional):
        - 1 cucharada de agua
        - 1 cucharada de azúcar glass
        - 1 cucharada de zumo de limón
        - Semillas de sésamo


- Elaboración:
    - Primero debemos hacer nuestro poolish. Esto no es otra cosa que un tipo de prefermento.
Para ello disolvemos la levadura en la leche templada y agregamos la harina. Removemos hasta ligarlo todo.
Tapamos el cuenco con film y lo dejamos reposar a temperatura ambiente hasta que veamos que nuestro prefermento se ha vuelto una masa esponjosa y con burbujas, duplicando al menos su volumen. El mío estuvo 2 horas y media en reposo.

Una vez tengamos listo el poolish, lo vertemos en el bol de la amasadora junto con todos los ingredientes para la masa final exceptuando las nueces y pasas.

Amasaremos con el accesorio de gancho hasta que obtengamos una masa lisa, elástica y adherente pero no pegajosa. Además, nuestra masa habrá desarrollado el gluten perfectamente.
Al final del amasado añadimos las pasas y las nueces troceadas y las integramos.

También puedes hacer la masa a mano desde el inicio, pero a mí me resulta más cómodo hacerla primero en la amasadora, ya que ésta está pegajosa al principio.

Aceitamos ligeramente un bol y la superficie de la masa y la dejamos reposar en él a temperatura ambiente y tapada con film hasta que duplique su tamaño. Como has visto en la foto de más arriba, no la pierdas mucho de vista, ¡que desborda!

Esta fermentación primaria puedes hacerla en frío, dejando reposar la masa en la nevera durante la noche.

Cuando la masa esté a punto, la pesaremos, y separamos una tercera parte, la envolveremos en film y la guardaremos en la nevera.

Con el trozo grande que nos queda, haremos una bola y la dejaremos fermentar sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear y cubierta con un paño hasta que duplique su tamaño. Esta es la que llamamos fermentación secundaria.

Cuando la bola haya alcanzado el tamaño idóneo, procedemos al formado de la siguiente manera:

Sacamos el trozo de masa que teníamos en la nevera y lo dividimos en dos trozos iguales.
Damos forma de cordón a ambos. Deben ser lo suficientemente largos como para que podamos colocarlos sobre la bola y sobren unos 8cm por cada lado.

Colocamos los cordones sobre la bola en forma de cruz y partimos por la mitad cada trozo de los extremos que sobresalen, enrollando cada uno sobre sí mismo y lo enganchamos en la bola.

Y como sé que vale más una imagen que mil palabras, aquí puedes ver el formado final:



Horneamos el Christopsomos con el horno precalentado a 180ºC  y la bandeja en posición intermedia durante 35 minutos.
Es muy probable que se dore suficiente antes de acabar el horneado, así que no dudes en cubrir tu pan con papel de aluminio para acabar de cocerlo sin que se queme.

Una vez hecho y aún caliente, es el momento de glasearlo si lo deseamos.
Mezclamos el agua, el azúcar y el zumo de limón y pincelamos el Christopsomos. Seguidamente espolvoreamos con semillas de sésamo para que queden pegadas.

Dejamos enfriar completamente el pan antes de comerlo. ¡Qué difícil es esto!


Si tienes cualquier duda acerca de la elaboración, ingredientes o si te ha gustado esta receta, deja tu comentario más abajo.

¡Estaré muy contenta de ver vuestro Christopsomos!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...