martes, 18 de julio de 2017

Bundt cake de calabacín especiado con semillas de amapola

Si, si...has leído bien. Porque los calabacines no solo se pueden usar en platos salados. Y si tienes dudas de lo que te digo, las desecharás de un plumazo cuando veas la receta de este Bundt cake cuyo ingrediente principal es esta hortaliza tan de temporada.

Añadir a nuestra masa cualquier hortaliza rallada o en puré aporta una jugosidad extra que se aprecia mucho en el resultado final. Como ejemplo tienes también la receta de este bizcocho de zanahoria y chocolate.

Puede que pienses: " A lo mejor es un bizcocho más compacto, nada ligero". Pues nada más lejos de la realidad, my friend...Es un bizcocho cuya miga es ligera, suave, tierna...¿y sabes qué es lo mejor? ¡Se conserva durante más tiempo!

Con todo lo que te he dicho y la seguridad absoluta de que saldrá precioso horneado en un molde bundt...¿te animas a probarlo?



BUNDT CAKE DE CALABACÍN ESPECIADO CON SEMILLAS DE AMAPOLA:
- Ingredientes:
    - 300g de calabacín rallado
    - 120g de aceite de oliva virgen extra (puedes sustituirlo por suave si lo prefieres)
    - 5 huevos "L"
    - 280g de harina bizcochona (puede conocerla en este post sobre tipos de harina)
    - 50g de azúcar moscobado ( puedes conocerlo mejor en este post sobre los tipos de azúcar)
    - 80g de azúcar
    - 1 cucharadita de canela en polvo
    - 1/2 cucharadita de nuez moscada en polvo
    - El interior de 3 semillas machacadas de cardamomo
    - 1 cucharada de semillas de amapola



- Elaboración:
    - Lo primero es preparar nuestro molde. Yo he usado el precioso Heritage, pero cualquier molde con capacidad de alrededor de 2´30 litros te puede valer. Lo podemos untar con mantequilla derretida y espolvorearlo con harina, asegurándonos de que todas las aristas quedan bien cubiertas, pero lo mejor es usar un spray desmoldante, ya que es mucho más rápido y efectivo.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Ahora vamos con la masa. Para ello, mezclamos el aceite con los azúcares y removemos bien con las varillas. Añadimos la sal, la canela, la nuez moscada, el cardamomo y las semillas de amapola y mezclamos.

Vamos con los huevos. Los agregamos de uno en uno, integrando bien el anterior antes de añadir el siguiente.

Es el turno del calabacín rallado. El calabacín tiene un alto contenido en agua, por lo que antes de echarlo a la masa, asegúrate de escurrirlo el máximo que puedas. Mezcla bien para integrarlo a la masa.

Para finalizar, añadiremos la harina bizcochona tamizada en 2 veces. Si no dispones de harina bizcochona en tu despensa...¡no te preocupes! Utiliza la misma cantidad de harina de repostería (9% proteína) y 15g de levadura en polvo (tipo Royal) y arreglado.

Vertemos la masa en el molde. Yo suelo verterla en un lado, y dejar que ella sola se vaya repartiendo por el molde, cubriendo los huecos para que después salga el dibujo bien marcado. Además, para asegurarnos, podemos dar unos golpecitos.

Horneamos, colocando el molde sobre la rejilla y una posición más baja del centro del horno, durante 35-40 minutos o hasta que al pinchar con una aguja ésta salga limpia.

Sacamos el molde del horno y lo dejamos reposar 10 minutos sobre una rejilla. Después toca la parte divertida con estos moldes Bundt: el desmoldado. Verás como cae solo, ¡es una pasada!


Ahora solo tienes que dejar que se enfríe y empezar a disfrutar. Podrás comprobar de primera mano todo lo que te conté al principio de este post y sorprender a todos con este Bundt.

Y ya sabes, si tienes cualquier duda a la hora de hacer esta receta, déjame tu comentario más abajo y te la resolveré en un momento. ¡Espero que la disfrutes!

Hasta la próxima receta.

Abrazos




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...