martes, 1 de septiembre de 2015

Veneziane y un anuncio

Nos hemos metido en septiembre sin darnos cuenta. Y con la llegada del nuevo curso y las pilas bien cargadas por las vacaciones, nos metemos de lleno en faena.
Hace unas semanas os enseñaba por Facebook uno de los dos libros de repostería italiana que mi hermano me había regalado. Después de "devorarlos", he podido comprobar que la repostería italiana tradicional utiliza siempre ingredientes sencillos, que variando sus proporciones o añadiendo/quitando otros, nos dan numerosas elaboraciones, todas ellas deliciosas. ¡Y eso me encanta!

Aquí va un ejemplo de ello. El dulce que hoy os traigo son los veneziane, unos bollos brioche que a algunos recuerdan en sabor a los panettones, acompañados de crema pastelera y azúcar perlado no muy grande en su versión tradicional.
Son una delicia, esponjosos y perfectos para el desayuno y la merienda. ¿Os animáis a hacerlos?




VENEZIANE: (receta inspirada del libro "I dolci de la cucina italiana")
- Ingredientes: (para 9 veneziane)
    - 300g de harina de fuerza (yo he usado una con 12% de proteína)
    - 12g de levadura fresca de panadero
    - 50g de mantequilla a temperatura ambiente
    - 50g de azúcar blanquilla
    - 1 huevo
    - 3g de sal
    - 120ml de agua
    - 1 cucharadita de vainilla en pasta
    - 1 cucharadita de ralladura de limón
    - 1 cucharadita de ralladura de naranja
    - Crema pastelera para decorar. La receta aquí.
    - Huevo batido para pincelar



- Elaboración:
    - Elaboramos una masa previa con 75g de la harina, la levadura y 60ml del agua y la dejamos reposar tapada con un paño durante 40 minutos.

Para la masa, echamos en un bol el resto de la harina, el azúcar, las ralladuras, la vainilla, la sal, el huevo, el resto del agua y la masa previa y amasamos con los ganchos de nuestra amasadora.
Una vez integrados todos los ingredientes, añadimos la mantequilla en trocitos y volvemos a amasar hasta que veamos que el gluten se ha desarrollado (obtendremos una masa que ya no se pega, lisa y elástica, que si estiramos, podremos ver las fibras del gluten). Ya os digo que se tarda un buen rato, sobretodo si lo hacemos con la amasadora de mano, pues hay que pararla de vez en cuando para no quemarla.
Dejamos reposar la masa tapada con papel film en la nevera al menos 8 horas (pero no más de 12) para que haga la primera fermentación.

Es conveniente desgasar la masa a mitad de la fermentación. Es muy sencillo. Solo tenéis que apretarla suavemente con la palma de la mano, y escucharéis como el gas sale.
Al final de esta fermentación, veremos como la masa ha aumentado su tamaño y esta esponjosa. Otra cosa que no veremos, pero que igual podemos oler, es que nuestra masa se ha llenado de sabor. ¡Ya queda menos para catar los veneziane!
Sobre una bandeja cubierta con papel de hornear, vamos dejando bolas de masa de 70g cada una a cierta distancia unas de otras.

Dejamos reposar la masa dentro del horno (¡el horno apagado!) para que realice la segunda fermentación durante 1 hora. Veremos que las bolitas aumentan su tamaño hasta casi duplicar su volumen.

Los pincelamos con el huevo batido y los decoramos haciendo una espiral con la crema pastelera. Yo les he hecho una espiral con una boquilla redonda pequeña, la Wilton nº 12 en concreto, pero podéis cortar la punta de la manga del tamaño que queráis.
Horneamos con el horno precalentado a 180ºC durante 25 minutos.
Sacamos nuestros Veneziane y los dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


Lo importante para obtener unos veneziane esponjosos y tiernos es respetar los tiempos de fermentado, que no nos entren las prisas (que se que a veces cuesta, jaja).
Leed las observaciones que os dejo al final del post, pues en ellas se os pueden resolver algunas dudas que os surjan. Pero si tenéis alguna otra, por supuesto dejad un comentario más abajo y os la aclararé enseguida. Ninguna pregunta, por muy simple que nos parezca, deja de tener importancia.


¡¡Ah!! Ya se me pasaba...¡EL ANUNCIO! Pues bueno, espero que esta receta os haya gustado, porque es un aperitivo de lo que está por llegar, pues tengo pensado celebrar el primer cumpleaños del blog (en noviembre) con una de esas semanas dedicadas a cierta repostería, y como no podía ser de otra manera, se trata de una semana de la repostería italiana, en la que os daré 5 recetas que os van a encantar.
¿Qué os parece la idea?
Hasta la próxima receta. 
Abrazos



OBSERVACIONES:
- Tened todos los ingredientes a temperatura ambiente.
- Se que puedo ser pesada, jaja, pero es muy importante respetar los tiempos de fermentado, pues eso es lo que hará que vuestros veneziane queden divinos.
- Yo he tardado un buen rato en conseguir que el gluten de la masa se desarrolle. Unos 40 minutos. En mi caso, suelo amasar primero con los ganchos, pues la masa está bastante pegajosa al principio, pero termino los amasados a mano. Primero porque me encanta amasar a mano, para mi es una gozada. Segundo porque así mi pobre amasadora descansa y tercero porque así noto la textura de la masa y se con seguridad que ya está lista.
- Para el amasado a mano he utilizado la técnica del amasado francés, también llamado amasado de Bertinet.
- Se deben conservar preservados del aire, para evitar que se pongan duros.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...