lunes, 27 de julio de 2015

Pan y chocolate

¿Quién no recuerda esas meriendas de entonces, en las que nuestra madre nos hacía un bocadillo de pan y una tira de chocolate dentro? A mi me encantaban, y recuerdo como empujaba la tira con el dedo desde abajo, para que sobresaliera por arriba y así poder comerme antes el chocolate...
Pues andando yo experimentando con la masa, he hecho estas rosquillas de pan, que pedían a gritos que las bañara en chocolate (aunque me he contenido y solo he bañado la mitad de cada una). Y al comerlas, me han venido a la mente todos esos recuerdos con los que empezaba este post.
Corteza crujiente e interior tierno y con un suave sabor a vainilla. ¿Os apetecen?
¡Pues vamos allá!



PAN Y CHOCOLATE: (Receta adaptada del taller con Luis Olmedo)
- Ingredientes:
    - 250g de harina de semifuerza ( yo he usado la de fuerza de mercadona, con un 12% de proteína)
    - 50g de mantequilla en pomada
    - 5g de sal
    - 50g de azúcar blanquilla
    - 10g de levadura de panadero
    - 100g de agua fría
    - 20g de leche entera
    - 1/2 cucharadita de pasta de vainilla o un buen extracto
    - 1 huevo "S"
    - 1/2 vaso de leche y 1 cucharada de azúcar para pincelar los donuts
    - Chocolate negro para postres

- Elaboración:
    - Echamos el agua y la leche en un cuenco y disolvemos en ellas la levadura. Ahora solo tenemos que poner en un bol los demás ingredientes ( harina, sal, azúcar, mantequilla, vainilla, el huevo y finalmente la mezcla con la levadura disuelta).
Amasamos con nuestra amasadora equipada con el accesorio de gancho y a baja velocidad hasta que veamos que el gluten se ha desarrollado bien. Esta masa es una masa con bastante hidratación, por lo que se os puede dar el caso que veáis que el gluten está desarrollado, pero la masa sigue pegándose. No os preocupéis. Cuando esté la masa, la volcáis a un bol untado con aceite y la tapáis con film.
Dejamos reposar la masa en el bol en la nevera entre 8 y 15 horas (toda la noche). Esto es lo que se llama primera fermentación. Debemos acordarnos de desgasar la masa antes de acostarnos apretándola con la palma de la mano.

Una vez hecha la primera fermentación, la masa ya no se pegará en absoluto, así que es hora de estirarla, dejándola de un grosor de no más de 2cm.
Con la ayuda de 2 cortadores circulares, o lo que tengáis a mano, cortamos nuestros donuts y los colocamos sobre la bandeja de horno forrada con papel de hornear, dejando un espacio entre ellos y los pincelamos con la leche y el azúcar.



Ahora es el turno de la segunda fermentación, en la cual dejaremos las rosquillas en el interior del horno (¡¡apagado por supuesto!!) reposando 1 hora o, con estas calores, 50 minutos. Veremos que aumentan su volúmen, y la masa se ha tornado esponjosa...¡ñam!

Sacamos las rosquillas para precalentar el horno a 170ºC. Damos una segunda pincelada con la leche y el azúcar a las rosquilas. Horneamos durante 20 minutos.
Las sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Derretimos el chocolate para postres en un bol y bañamos la mitad de la rosquilla en él. Dejamos escurrir el sobrante y las dejamos sobre una rejilla.
Se que es dificil, pero hay que dejar endurecer el chocolate antes de comerlas, ¡jiji!


Si os ha gustado o tenéis alguna duda, no dudéis en comentar la receta! No dejéis de leer las observaciones que os he dejado a cantinuación, pues os ayudarán a la hora de hacer la receta.
Y si no os gusta perderos nada de nada, suscribíos al blog y os llegará a vuestro correo cada receta que publique.

OBSERVACIONES:
- Si usáis otra harina de fuerza, con más porcentaje de proteína, ésta os absorverá más líquido, quedando una masa menos hidratada. Es algo que debéis tener en cuenta.
- Cuando os hablo de amasar hasta que veamos que el gluten se ha desarrollado, tenemos una manera de comprobarlo. Lo estará cuando al levantar masa con el accesorio con el que estemos amasando, veamos la malla de gluten, elástica, que no se rompe al levantarla.
- Después de la segunda fermentación, como os dije, la masa se vuelve esponjosa y aumenta su tamano, pero no llega a doblarlo.
- Tanto el tiempo de fermentación secundaria como el de horneado, son orientativos, pues depende del calor que haga en vuestra cocina y de vuestro horno, que como siempre os digo, cada uno es un mundo, jaja!

¡Hasta la próxima receta!
Abrazos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...