martes, 2 de diciembre de 2014

Brioches rellenos de chocolate

¡¡ Ya ha llegado la Navidad al blog!! Y lo hace con estos brioches de chocolate, que no me digáis que no tienen una pinta...
La masa brioche es una masa estupenda, tierna, esponjosa... pero requiere su tiempo, por lo que esta receta es perfecta para hacerla un fin de semana, de aquellos en los que el tiempo no acompaña y no apetece salir.
Estos son los llamados Brioches à tête, los cuáles parecen un muñequito, formado por una bola grande que sería el cuerpo y otra más pequeña encima que sería la cabeza.
Están rellenos de chocolate ( por el cuál he de confesar que tengo más que afición, jajaja ), pero bien podrían estar rellenos de cualquier otra cosa, dulce o salada.
La receta está inspirada en dos libros: Aprendiz de panadero y El gran libro de la repostería, que me encanta.
Vamos con la receta del brioche.
 - INGREDIENTES: ( para unos x brioches à tête )
   - 250 g de harina de fuerza
   - 15 g de levadura prensada o de panadero
   - 130 g de mantequilla a temperatura ambiente
   - 132 g de huevo
   - 68 ml de leche entera templada
   - 5 g de sal
   - 5 g de azúcar blanquilla

-ELABORACIÓN:
   - Con todos los ingredientes pesados y a temperatura ambiente, cogemos 37 g de nuestra harina y los tamizamos en un cuenco. Le añadimos la levadura desmenuzada y la leche. Amasamos.
Con esto, hemos hecho nuestra masa previa, la cuál hay que dejar reposar, en este caso, entre 30 y 40 minutos. Veremos que ha crecido y tiene burbujas.
A partir de aquí, es mejor amasar con la máquina de mano usando los accesorios de gancho a velocidad baja/media, si no queremos poner un brazo como el de Schwarzenegger, jajajaja! Agregamos entonces los huevos un poco batidos.

Añadimos el resto de la harina, el azúcar y la sal tamizados y mezclamos hasta integrarlo todo, obteniendo una masa bastante pegajosa como podéis ver.
Hay que amasar esta masa hasta que veamos que se despega del bol. Yo lo he hecho a intervalos, es decir, amaso a velocidad baja/media unos 2 ó 3 minutos y la dejo reposar otros 5, para que la masa no "sufra" mucho.

En esta foto de aquí arriba es cuando mi masa ha empezado a despegarse del bol. ¡ Ya eres mía, masa de brioche!
Cuando ya se despegue del todo, la dejamos reposar 15 minutos.
Después añadiremos la mantequilla en varias veces y en trocitos pequeños.

Esta es la masa después de agregarle toda la mantequilla. Como veis, vuelve a ponerse pegajosilla.
Ahora, tapamos nuestra masa con un paño o papel film y la dejamos reposar durante una hora y media, 
durante la cual aumentará claramente su tamaño, quedando una masa así:

Ahora ponemos papel de horno en la bandeja y lo untamos con aceite, ponemos la masa en el papel y le untamos un poco de aceite con una brochita. ¡ Sólo un poco! Envolvemos con papel film y metemos en una bolsa para meterla en la nevera toda la noche.
Ahora ya sabéis por que os dije que esta era una receta perfecta para los fines de semana, jajaja!
En la mañana siguiente, con la masa fría, le damos forma de brioches à tête. 
Yo he pesado alrededor de 65 gramos de masa para cada molde, pero habéis de saber que no debemos llenarlos más de la mitad.
Una vez untados los moldes con aceite y los brioches en ellos y pincelados con yema de huevo batida, los dejamos reposar tapados durante 10 minutos más.


El caso de mi horno es muy especial, va por libre, no puedo hornear nada por encima de 180ºC si no quiero sacar un auténtico desastre. Pero para las que tengan un horno "bueno", la temperatura es de 200ºC para los de menor tamaño y 180ºC para los más grandes. Cuando al pincharlos el palillo salga limpio, están hechos.
Dejarlos enfriar y mientras tanto derretir el chocolate en el microondas a pequeños golpes de 30 segundos, para no quemarlo.
Una vez fríos, descorazonar con cuidado de que no cale al fondo y rellenar.
¡ Qué buenos para la merienda!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...