martes, 28 de febrero de 2017

Bollos de limón y almendra

A mi un bollo esponjoso, tierno y con un suave y delicado aroma a limón para desayunar o merendar, me hace feliz. Y si además está tan rico como estos bollos de limón y almendra....¡Que qué te voy a decir yo! Que te animes a hacerlos en casa, que no llevan nada de mantequilla (hay que cuidarse un poco, ¿no?) porque te van a encantar y seguro que repites.



BOLLOS DE LIMÓN:
- Ingredientes: (para 15 bollitos)
    - 350g de harina de fuerza (13% proteína)
    - 10g de levadura fresca de panadero
    - 80ml de aceite de oliva virgen extra
    - 1 huevo "M"+ 1 huevo pequeño para pincelar
    - 60g de azúcar + un poco más para espolvorear
    - 1/2 cucharadita de sal
    - 1/2 cucharadita de ralladura de limón
    - 50ml de zumo de limón
    - 110ml leche de almendra
    - 60g de almendra molida


- Elaboración:
    - Puedes hacer esta receta completamente a mano o bien en tu amasadora, yo siempre suelo hacer este tipo de masas combinando las dos opciones.

Calentamos la leche hasta templarla y deshacemos la levadura en ella.
En el bol de la amasadora, echamos la harina, el azúcar, la sal, la almendra molida, el huevo, la ralladura y la mezcla de leche y levadura. Amasamos a velocidad media hasta que todo quede homogéneo y añadimos el zumo de limón. Seguimos amasando hasta obtener una masa en el que veamos que el gluten se ha formado (verás las fibrillas del gluten en la masa).

Añadimos el aceite en forma de hilo constante mientras seguimos amasando. Verás que la masa lo acepta muy bien y se vuelve lisa.
Seguimos amasando, hasta que veamos el gluten desarrollado y la masa se vuelva mucho menos pegajosa (apenas se pega al bol)
Es en este momento cuando yo acabo de amasar a mano. En este caso, he usado la técnica del amasado francés o de Bertinet, pero la he combinado con reposos de 10 minutos, típicos de la técnica de amasado de Lepard.
He amasado durante 5 minutos y le he dado un reposo a la masa, he vuelto a amasar y le vuelto a dar un reposo...hasta que la masa ya no se pegue.

Dejamos reposar la masa en la nevera tapada con film dentro de un bol ligeramente aceitado durante toda la noche.

A la mañana siguiente, verás como tu masa ha aumentado su volumen hasta doblarlo.
Forramos una bandeja o molde cuadrado con papel de horno. Dividimos la masa en porciones de unos 40g cada una, las boleamos y las colocamos en la bandeja previamente aceitada, dejando un poco de espacio entre cada una de ellas.

Dejamos reposar los bollitos en un lugar cerrado (dentro del horno apagado es perfecto) durante 50 minutos. Cuando vuelvas a verlos, habrán doblado su volumen.
Precalentamos el horno a 180ºC.  Pincelamos con 2 pasadas de huevo batido y espolvoreamos azúcar sobre cada uno de ellos y horneamos durante unos 20 minutos o hasta que veas que adquieren un color doradito por arriba.

Los sacamos del horno y los dejamos enfriar dentro del mismo molde sobre una rejilla.


¿Ves lo esponjosos y tiernos que son? Pues puedes hacer estos bollitos sobre la misma bandeja del horno sobre papel de hornear, ponerles pepitas de chocolate, semillas de amapola, sustituir parte de la almendra por cacao en polvo...¡es una receta muy versátil!

¿Te animas a hacerlos? Ya sabes que si lo haces, puedes dejarme cualquier duda que tengas en los comentarios y yo te la resolveré para que te queden igual o mejor que a mi ;-)

Hasta la próxima receta.

Un abrazo




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...