lunes, 1 de junio de 2015

Croissans à la parisienne

¡Qué ganas tenía de poder hacer esta receta para el blog! Finalizado el taller de pastelería con Luis Olmedo en La Tallerería, he aprendido muchísimo, y he quedado totalmente encantada con toda la pastelería clásica, así que no puedo hacer más que elaborar bollería y demás, jajaja!
Se que he andado estas semanas "a salto mata", como decimos por aquí, publicando una semana si y otra no, etc. Pero ya estoy más desahogada y recuperaré el ritmo habitual.
Y para empezar, hoy os traigo eso, un clásico de la pastelería francesa, los archifamosos croissans, en este caso, à la parisienne, porque son rectos.
Sé que os encantará, porque a ver quien se resiste a un buen croissan para desayunar o merendar, verdad?
En este post, os enseñaré como formarlos y hornearlos. Para hacerlos, podéis usar la masa que más os guste, la que ya hagáis en casa o incluso comprar una masa de hojaldre congelada si no lo hacéis vosotros mismos, lo único que si os recomiendo es eso, que sea hojaldrada.
¿Os animáis? ¡Vamos allá!


CROISSANS À LA PARISIENNE:
- Ingredientes:
    - Masa hojaldrada (la que hayáis elegido)
    - 1/2 vaso de leche
    - 1 cucharadita de azúcar

- Elaboración:
    - Para empezar, debemos estirar nuestra masa. Para ello, enharinamos ligeramente la mesa donde vayamos a trabajar, retirando siempre el exceso, porque si quedan restos en nuestra masa, no se pegará cuando enrollemos nuestros croissans. Pasamos el rodillo desde el centro hacia arriba y desde el centro hacia abajo, volteamos y hacemos lo mismo en el otro lado, hasta que tenga un grosor de unos 2mm. Enharinamos y retiramos el exceso con una brocha siempre para que no se nos pueda pegar el rodillo a la masa.
Es mejor que el estirado se haga rápido, en 3 ó 4 vueltas, pues así no damos lugar a que la masa se caliente, esto es muy importante.
Una vez la tengamos estirada, cortamos triángulos equiláteros de entre 10-15cm de lado. Estos serán nuestros futuros croissans, jaja!
Estiramos un poco la punta de nuestros triángulos, para así poder darles más vueltas. Empezamos haciendo un rulito en el lado opuesto a la punta, que nos servirá de base y vamos enrollando a la vez que agarramos la punta de nuestro triángulo, tirando un poco. Con esto, damos un poco de tensión a la pieza mientras la enrollamos, haciendo que no se deforme durante el horneado.

Conforme vayamos haciendo los croissans, los iremos dejando sobre la bandeja forrada con papel de horno en la que vayamos a hornearlos. Es importante dejarles un poco de espacio, pues en la fermentación que vamos a hacer ahora aumentarán su tamaño. Además, debéis colocarlos de forma que el pico del croissan quede tocando el papel de horno, un poco "pillado" debajo del croissan, para que cuando éste se horneé, no se deslíe.
Cuando los tengamos todos, mezclamos la leche con el azúcar y pincelamos con ella los croissans.
Ahora los dejaremos fermentar guardados en el interior del horno (sin encender, por supuesto) durante 1 hora y cuarto. Veréis que aumentarán su tamaño.
Pasado ese tiempo, los volvemos a pincelar con la leche y el azúcar y los metemos en el horno ya precalentado a 180ºC. Los hornearemos durante unos 30 minutos.
Una vez hechos, los dejaremos enfriar completamente sobre una rejilla.


Bonitos, verdad? Y crujientes por fuera...buenísimos!! Ya os digo que no tienen absolutamente nada que envidiar a los que podéis comprar por ahí. Ahora os toca a vosotros decidir con que los rellenáis, jajaja!
Leed las observaciones que os pongo más abajo, pues os hago unas aclaraciones que os serán de ayuda a la hora de hacerlos.
Tengo muchas recetas en el tintero que poco a poco iré sacando a la luz, ya que tengo muchas ganas de hacerlas! Solo me queda agradecer a Luis Olmedo todo lo que me ha enseñado. Ha sido un verdadero lujo. Hasta la próxima receta, abrazos!

OBSERVACIONES:
- Yo he hecho los croissans con una masa fermentada hojaldrada, que también he hecho yo, ya que me la enseñaron en el taller, pero ya os digo que podéis hacerlos con la masa hojaldrada que os guste más.
- En número de vueltas para que nos queden unos croissans bonitos son de 3 ó 4 vueltas. Si les dáis demasiadas, os quedarán unos croissans "con joroba ", no demasiado bonitos.
- Durante el fermentado en el horno, los croissans aumentarán su tamaño como os he dicho, pero hasta casi duplicarlo. Por eso debéis tener en cuenta la temperatura, que debe rondar los 24ºC. A más temperatura ambiente, menor tiempo de fermentado, y si hace más frío, los dejaremos un poco más.
- El tiempo de horneado de los croissans dependrá, como siempre digo, de vuestro horno, pues no hay dos iguales, pero además también dependerá del tamaño que tengan. Si habéis hecho los triángulos de 15cm de largo, os saldrán croissans más grandes y necesitarán unos minutos más de horneado que si habéis hecho los triángulos de 10cm.
- Cuando os dije que los dejárais enfriar completamente antes de comerlos, no era por gusto, jajaja! Se que cuesta contenerse, pero tiene su explicación. Si los cortáis demasiado calientes, os parecerá que por dentro os han quedado crudos, pero eso es porque la masa no se ha enfriado aún y tiene esa apariencia. Cuando los cortéis fríos, veréis que no os pasa esto.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...